Solapas principales

Caminos de Santiago por tierras de Ames

Ames es uno de los pocos ayuntamientos gallegos por lo que discurren varios de los Caminos de peregrinación xacobea. Son dos las rutas de peregrinación que discurren por su territorio: el Camino Real de Santiago a Fisterra-Muxía y el Camino Portugués.

El Camino Real de Santiago a Fisterra-Muxía

 
Este es el Camino de finalización de la peregrinación xacobea, el único que tiene en Santiago de Compostela su punto de arranque y no su final. La primera etapa del Camino Real en la búsqueda de las tierras de Fisterra se desarrolla por tierras de Ames.

Después de salir de la praza del Obradoiro y dejar atrás Ponte Sarela, el Camino avanza hacia la comarca de A Maía. El Camino entra en Ames por el Alto do Vento y discurre por Ventosa y Lombao, para después descender hasta Augapesada.

En Augapesada salva el rego dos Pasos, un puente medieval de cantería que tiene un arco de medio punto y dos aliviaderos. A su lado hay una pequeña zona de descanso.

En Castiñeiro do Lobo, el Camino ataca después una prolongada cuesta, de más de tres kilómetros, hasta coronar el Alto do Mar de Ovellas e iniciar el tránsito hacia las aguas del río Tambre y la comarca de A Barcala.

El descenso se hace por Susavila de Carballo y Trasmonte.

En Trasmonte se puede visitar el crucero y la iglesia barroca de Santa María, construida a mediados del siglo XVIII. En su interior destaca un retablo de la Natividad de estilo barroco y el de la capilla mayor fechado a finales del siglo XVIII.

El Camino Real sigue por Burgueiros hasta llegar al núcleo histórico de Ponte Maceira, lugar donde se conserva un interesante conjunto de arquitectura popular y donde también se puede disfrutar de un paraje natural de gran belleza.

En Ponte Maceira el camino fisterrán se despide del ayuntamiento de Ames y cruza el Tambre para entrar en tierras de Negreira por un hermoso puente gótico. La llamada Ponte Vella fue levantada a finales del siglo XIV y en el año 1471 fue testigo de la batalla entre las tropas de la mitra compostelana y las del conde de Altamira. En el siglo XVIII fue restaurada, mas manteniendo la estructura medieval de cinco arcos, el central ojival y dos aliviaderos.
 
Más información:
   

El Camino Portugués

 
La última etapa del Camino Portugués de Padrón a Santiago discurre por el ayuntamiento de Ames.

El Camino, tras pasar por el pazo do Faramello, Rúa de Francos y As Galanas, en el ayuntamiento de Teo, atraviesa luego la parroquia amiense de Santa María de Biduído.

Después de discurrir por una zona de montesía, asciende el alto de A Grela y desciende hacia O Milladoiro.

Según algunos autores, la toponimia de O Milladoiro recuerda la existencia de uno de los sonados «humilladeros» del Camino de Santiago. En este lugar los peregrinos, que se acercaban por la ruta marítima y el Camino Portugués, vislumbraban aquí, por primera vez, las torres de la basílica compostelana, y de rodillas daban gracias a dios y  al Santo Patrón por las aventuras de su viaje.
 
No obstante, otros especialistas en el Camino consideran más fundada la explicación por la que el lugar recibiría su nombre por la existencia de un amilladoiro, un monte de piedras pequeñas levantado poco a poco por los peregrinos que iban camino de un lugar de culto. Los romeros dejarían, en el primer lugar de avistamiento de la Catedral, una piedra traída desde su tierra natal, para que fuera testimonio de su caminata para que cuando llegara el momento del Juicio Final las piedras hablaran a su favor dando cuenta de su devoción y peregrinaje a Compostela.

María Magdalena es la patrona del Milladoiro y a ella está dedicada una ermita de la que existe constancia ya en documentos datados en el siglo XVII, textos que recogen asimismo la existencia de un hospital para atender a los peregrinos.

La última milla del Camino Portugués discurre por la calle do Porto, el monte de Agro dos Monteiros, desde donde se ven las torres de la Catedral y baja hacia  la Rocha Vella en tierras de Compostela.
Más información: